Sumergir la Mano en Metal Fundido sin Consecuencias

Los metales se encuentran en todo lo que nos rodea. Hay metales en las construcciones, en los ordenadores, los móviles, la televisión. Sería imposible pensar en un mundo sin metal. Se utilizan precisamente por la gran variedad de propiedades que exhiben por lo que se les puede dar un número enorme de usos.Algunas propiedades de los metales son muy bien conocidas, otras todavía se exploran hoy en día, principalmente observando los cambios en estas propiedades dependiendo de la forma en que se obtienen y con qué otra cosa se combinan.Aprovechando propiedades físicas, específicamente la conductividad térmica, se puede sumergir una mano en metal fundido, pero no cualquier metal y no sin las debidas preparaciones. Cabe destacar que este experimento está diseñado para que los niños aprendan sobre las propiedades de los metales observando a los adultos, pero jamás se recomendará que lo hagan los niños y mucho menos sin supervisión. 

Para este experimento necesitaremos:

Metal Fundido

  1. Una buena cantidad de plomo (500 gramos por ejemplo)
  2. Cubre bocas para todos los presentes
  3. Un horno, estufa o parrilla potente (incluso un soplete pequeño es más que suficiente, pero poco adecuado ya que necesita estar en constante contacto con el material o se enfriará)
  4. Un recipiente de acero que contenga al plomo
  5. Un cubo con agua fría
  6. Una “campana” de recuperación. Puede ser un simple bol (preferentemente de acero), cubierto con aluminio que se coloca encima del plomo fundido. Hay que evitar el contacto directo o cercano para no dañar el bol. Aquí se alojarán todas las partículas de plomo, que es un metal tóxico.

 Procedimiento:

El experimento es muy sencillo, pero debe ser ejecutado con mucha precisión para evitar problemas. Si se hace bien y se siguen todos los pasos, es 100% seguro. De lo contrario, cualquier distracción o fallo puede derivar en quemaduras de tercer grado e incluso lesiones más graves. Es muy importante y recalcamos que no debe experimentar nadie con metales fundidos a menos que sepa lo que está haciendo.

Primero, se coloca el plomo en un recipiente. El plomo es un metal tóxico y desprende gases peligrosos, así que debe colocarse debajo de nuestra campana de recuperación. Además, todo el que esté presente debe tener un cubre bocas cuando menos, así como lentes de seguridad y ropa DE ALGODÓN (todos los materiales sintéticos están prohibidos).

Se coloca el plomo y la campana sobre la fuente de calor. El plomo funde aproximadamente a los 320 grados centígrados, así que hay que tener paciencia. Algunas personas utilizan estaño, que funde mucho antes pero no es recomendable ya que tiende a adherirse a las manos y eso sí puede provocar quemaduras terribles.

Una vez que esté totalmente líquido el plomo, debemos sumergir la mano en el recipiente con agua fría, asegurándonos de que quede completamente mojada. Una vez hecho esto, la mano puede sumergirse muy rápidamente en el plomo fundido y salir ilesa. Si no se sienten preparados para este experimento, hay personas que meten al plomo fundido un trozo de carne mojado. El efecto es el mismo y la carne no debe de sufrir cambio alguno.



meter la mano al metal

Explicación:

El calor es una forma de energía, una que se conoce como energía en tránsito o transitoria. Eso quiere decir que el calor no pertenece a algún cuerpo, sino que simplemente está “de paso”. Ya sea que el calor fluya del exterior al cuerpo o del cuerpo al exterior. El calor siempre va desde un sitio de alta temperatura al de menor temperatura hasta que se logra un equilibrio. En este caso, el calor que proviene del plomo fundido fluirá desde el metal hasta nuestra mano. Sin embargo, dado que mojamos nuestra mano, primero se ocupará esta energía en calentar el agua y después en evaporarla. Dado que la sumergimos y sacamos muy rápidamente, el calor fluye por muy poco tiempo y ni siquiera alcanza a calentar el agua, que es muy mal conductor térmico. Esto se traduce en que ni se calienta mucho el agua, ni nos quemamos con el plomo fundido.

ESCRIBE UN COMENTARIO

  1. Maripepi, comentó hace 5 años:

    Me encanta este experimento, aunque he perdido las dos manos y la visión de un ojo. ¡Gracias!

  2. jefferson ramirez, comentó hace 3 años:

    bacansisimo

  3. alicia, comentó hace 3 años:

    wow! que genial esta este experimento